Asistencia psicológica on line

Asistencia psicológica presencial y on line

 

 

 

 

 
 
 
 

Configuraciones
Vinculares

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PSICOSIS [1] Sintesis

Lic Ana Spagnuolo de Iummato*

 

Recibido el 16 de julio de 2005


Trabajo completo pulsar aqui

DEFINICION

 

Feuchtersleben  introdujo el término psicosis en 1845 con el fin de separar los trastornos neuropsiquiátricos (neurosis) de los trastornos psiquiátricos (psicosis); sin embargo, este término aún carece de definición exacta, pues los distintos autores e investigadores, provenientes de líneas de pensamiento muy diferentes enfatizan distintos aspectos. Por esta situación los límites son muy amplios y los criterios de diagnóstico muy cambiantes. (Ban, y Ucha Udabe, 1995)

 

"Para Jaspers (1913) la psicosis es el resultado del proceso de una enfermedad que se apodera del individuo en cuanto totalidad, sin importar si es un trastorno hereditario que comienza en determinado momento de la vida o un trastorno no hereditario que comienza a serlo por una lesión exógena. Para aspirar al rango de psicosis, el proceso patológico debía tener fuerza suficiente para anular el desarrollo normal y la conducta manifestada ser tan diferente como para no confundirse con una reacción exagerada ante la experiencia cotidiana". (Ban y Ucha Udabe, 1995)

 

Por su parte, Kaplan, Sadock y Grebb (1994) destacan tres parámetros que resultan, a juicio de los autores, importantes para delimitar las psicosis y que son: la incapacidad para distinguir la realidad de la fantasía, la evaluación de la realidad deteriorada y la creación de una nueva realidad.

 

Desde el punto de vista psicoanalítico se la define como un trastorno primario de la relación libidinal con la realidad, por retracción de las cargas de objeto o incremento de la libido narcisista, con tentativas posteriores de reconexión objetal.

 

La estructura psicótica es una de las vicisitudes posibles en el armado del aparato psíquico de un sujeto, la que surgiría como corolario de una historia de sucesivos fracasos en los distintos momentos constitutivos del psiquismo humano y cuya cima estaría representada por el Edipo. Es una perturbación global de la personalidad con una desorganización total de las funciones del Yo, a la cual sigue en ocasiones, una reorganización narcisística,  expresada en la construcción de un mundo propio, desde el cual el sujeto se ubica y vive en adelante.

 

El anhelo de la psicosis sería el de reproducir un estado similar a la simbiosis primaria, en donde no existe ni la necesidad de reconocer ni de desprenderse del objeto.

 

Bleger distingue dentro del concepto de psicosis: 1) la disgregación psicótica, 2) la restitución psicótica, 3) la parte psicótica de la personalidad y 4) la personalidad psicótica.

 

La descripción clínica corresponde al período inicial de la esquizofrenia en el cual se produce un derrumbe regresivo del Yo (vivencia de fin de mundo).

 

Se pueden distinguir 5 teorías de la disgregación psicótica:

 

a)    Teoría de la regresión sustentada por Freud y Abraham: se postula una regresión a la etapa oral primaria caracterizada como preambivalente, narcisista y anobjetal.

b)    Teoría de la desintegración: la teoría de la esquizofrenia basada en la génesis del Yo como proveniente de distintos núcleos que en su comienzo funcionan autónomamente y que luego se organizan, explica a esta patología como una regresión pero al mismo tiempo con una desintegración o pérdida de la integración o síntesis del Yo. 

c)    Teoría de la disociación, trata de una regresión específica: una regresión a la posición esquizoparanoide con su disociación específica o sea una separación de fragmentos yoicos asociada a una separación de objetos (malos y buenos).

d)    Teoría de la fragmentación (splitting patológico): sostiene que si bien hay una regresión, ésta no se produce a la posición esquizoparanoide sino a una posición esquizoparanoide anormal, patológica, en la cual no se produce una disociación entre el objeto bueno y malo sino "caprichosa". Klein, Bion y Rosenfeld dan importancia en este proceso a la confusión.

e)    Teoría de la indiferenciación: postula que la regresión se produce a una organización primitiva con falta de discriminación (o indiferenciación primitiva). (Bleger, 1971)

 

"La esquizofrenia es sin duda alguna la psicosis cuyo punto de origen se sitúa en las capas más arcaicas de la constitución de la personalidad. Por esto es asimismo, a los ojos de la mayoría, la psicosis-tipo. Ello no impide que el uso del término sea con frecuencia sumamente vago, como en Estados Unidos, por ejemplo, donde tiende cada vez más a convertirse en un mero sinónimo de psicosis ni tampoco que las dimensiones en las cuales se eligen tanto los criterios de discriminación como los conceptos explicativos, sean muy variables.

 

La sola referencia a los nombres de Kraepelin, Bleuler y Freud-Lacan bastará para ilustrar aquí lo que decimos. Nos parece, sin embargo, que la noción de esquizofrenia puede precisarse mediante una serie de rasgos que definen su naturaleza misma. Vamos a enumerarlos, intentando explicar cómo se remiten unos a otros y se articulan entre sí, para componer juntos un modo (patológico) de existencia.

 

1)       La imagen del propio cuerpo, a la cual se refiere consciente o inconscientemente el enfermo, aparece siempre como siendo, de alguna manera, la de un cuerpo troceado. Este despedazamiento se manifiesta con mucha frecuencia de modo bien patente.

2)       El sujeto muestra en algún momento decisivo de sus decires una confusión entre el significante y el significado; muchos de los "neologismos", tan corrientemente destacados en la literatura psiquiátrica acerca de la esquizofrenia, tienen aquí su origen. En esta confusión se inscribe el no-acceso del sujeto al orden de lo simbólico.

3)       El triángulo edípico está fundamentalmente perturbado. El sujeto, que no ocupa sino imaginariamente el puesto del Ego en el vértice inferior del triángulo, se sitúa de hecho en uno de los ángulos del lado superior, de donde suplanta al padre, reemplazándole a veces por algún personaje ilustre o fantástico. Tiende a fundirse y a confundirse con el otro progenitor: la madre, la cual ocupa en principio el ángulo opuesto del mismo lado, para abolir la línea y hacer caer a sus dos extremos en un punto único. El deseo de ser su propio padre con su propia madre corresponde a este esquema. Se trata, pues, en realidad, de un pseudo triángulo, que se podrá calificar también de pseudo edípico, ya que la madre a la cual aquí se alude no es la madre edípica, sino un Otro; esto es lo que se verifica también en el caso de la hija, con respecto a la cual es semejante el esquema y que no tiene jamás a la madre como objeto edípico (salvo en el caso de un complejo de Edipo invertido, lo cual constituye otro problema).

4)       El sujeto manifiesta una bisexualidad al menos virtual. Más exactamente: fracasa en situarse en función de la diferencia entre los sexos. Sin desear anticipar acerca de los desarrollos que van a seguirse, se observará fácilmente que esto deriva directamente de lo que ha sido mostrado en el punto precedente.

5)       El sujeto identifica el nacimiento y la muerte. Habla del nacimiento como de una muerte y de la muerte como de un nacimiento. "No he nacido aún", o bien, "estoy muerto desde hace mil años", son desde este punto de vista proposiciones estrictamente equivalentes" (De Waelhens, 1972)

 

 

ETIOLOGIA

 

Freud la  atribuye, entre otras, a una falla en la represión primaria [2] (por su ausencia o insuficiencia) como responsable de la psicosis, por lo cual debe reprimir lo real (forclusión) o deformarlo.

 

Cuando Freud en 1924 describe las características que tiene el vínculo con la realidad en las neurosis y en las psicosis, dice que la neurosis no desmiente la realidad, se limita a no querer saber nada de ella; la psicosis la desmiente y procura sustituirla. Al respecto acota Freud que la conducta normal es la que aúna los rasgos de ambas reacciones: como la neurosis, no desmiente la realidad, pero, como la psicosis, se empeña en modificarla. La conducta adecuada efectúa un trabajo que opera sobre el mundo exterior y no se conforma con producir alteraciones internas; no es sólo autoplástica sino, también, aloplástica. En la psicosis el remodelamiento de la realidad tiene lugar en los sedimentos psíquicos de los vínculos que hasta entonces se mantuvieron con ella, o sea en las huellas mnémicas, las representaciones y los juicios que se habían obtenido de ella hasta ese momento y por los cuales era subrogada en el interior de la vida anímica.

 

También se registra en la psicosis, insuficiencia en las identificaciones primarias y secundarias, presencia de una madre que no metaboliza las ansiedades esquizoparanoides del bebé, por el contrario, le devuelve a éste el mismo monto de ansiedad que él depositó en ella, dificultándole así o impidiéndole la elaboración de las mismas y produciendo en el niño un efecto paralizante o explosivo.

 

Asimismo cumple un papel etiológico fundamental su inmersión en la situación de doble vínculo (mensajes contradictorios de efecto paralizador).

 

En la psicosis no se alcanza una adecuada inserción en la triangularidad edípica, lo que lleva implícito un no acceso del sujeto a su propia identidad y por lo tanto, el no poder conferirse densidad y profundidad a sí mismo y a los demás. Este déficit es luego rellenado con restituciones delirantes, imaginarias y fantasmales que constituyen el mundo alucinatorio.

 

Freud (1917) formuló una reflexión visionaria que dejó sin contestar: "...no veo en que sentido habría fracasado la orientación que hemos impuesto a nuestras búsquedas si descubriésemos que en la psicosis graves son las pulsiones yoicas mismas las extraviadas de manera primaria...el futuro lo dirá...".

 

Creo que estamos en ese futuro y podemos advertir que esa intuición freudiana es hoy una de las más importantes ideas trabajadas por los diversos autores en los que abrevamos. Las "pulsiones yoicas mismas" opuestas, en ese momento teórico, a las sexuales y que requieren para su satisfacción de una "acción específica" implican una concepción muy cercana, aunque no exacta, a los "instintos del yo" de Winnicott, a esas necesidades que, como él plantea, deben encontrar imprescindiblemente su objeto específico para poder lograr la integración, la personificación y la realización.

 

La misma idea la hallamos en Kohut (1971) para las primeras relaciones objetales, posibilitadoras del establecimiento de un self cohesivo, vital y armónico. Para lograrlo, deberá el incipiente self encontrar objetos que lo especularicen y a quienes idealizar. También Bowlby (1969) coincide con estos conceptos cuando piensa en las conductas de apego, e igualmente Balint (1968) postulando el amor primario.

 

En la clínica de J. McDougall (1982) están presentes conceptos teóricos similares.

 

Si en los comienzos de nuestra vida, quien nos debe "sostener" y "aguantar" - el depositario de nuestra confianza - falla reiteradamente, nuestro desarrollo será deficitario. Pero, si esta continencia es lograda, permitirá que el bebé sea, que se sienta real, creativo, que logre su vivir en su propio cuerpo, que con el tiempo siga siendo el mismo. De no ser así, de fallar esos primeros objetos imprescindibles, de no establecerse un "sostén" confiado, esas necesidades se congelarán, esperando una mejor oportunidad para hallar una respuesta en la amistad, la poesía o el analista. De no ser posible un encuentro pertinente, quedará una fisura que llevará a la mente y luego al falso self a ocupar el lugar de la persona ("ser en vez de") con la finalidad de evitar el caos, dando lugar, posteriormente, en los casos más graves, incluso a la construcción defensiva de un delirio.

 

Para Winnicott "la enfermedad psicótica está relacionada con el fracaso ambiental en una fase precoz del desarrollo emocional del individuo... y solamente puede ser aliviada por una provisión ambiental especializada e interrelacionada con la regresión del paciente... allí será fundamental la provisión de un marco generador de confianza". (Winnicott, 1954).


Aclarando estos conceptos podemos decir que la perturbación intensa y constante en la satisfacción de las necesidades del self, siempre básicas, generan las condiciones para la enfermedad psicótica.

 

Frieda Fromm-Reichmann, inspirada en las ideas de Sullivan, en su primer trabajo (1939) señaló que el paciente que más tarde desarrolla una esquizofrenia ha sido severamente traumatizado en un periodo temprano, en el que el lactante vive de una manera grandiosa en un mundo narcisista propio. En ese estado, siente que sus deseos se cumplen como resultado del pensamiento mágico. Esta autora considera que la experiencia traumática temprana abrevia el período de seguridad narcisista, lo cual sensibiliza frente a las frustraciones posteriores de la vida. Como consecuencia, el paciente huye de la realidad intolerable de su vida presente mediante un intento de restablecer el mundo delirante autista del lactante.

 

Los temas tratados a continuación en este texto son:

 

-REPRESION PRIMARIA U ORIGINAL (Urverdrängung)

 

La urverdrängung es una pieza esencial de la teoría freudiana de la represión; la encontramos en varios de sus textos donde la sitúa en el origen de toda otra represión. Debe ser vista, según afirma Freud, como un proceso hipotético, el cual es postulado a través de sus efectos (...)

 

-PUNTO DE FIJACION

 

Según los modelos a utilizar:

  • En el narcisismo (según el modelo evolutivo freudiano)
  • Oral receptivo (según el modelo  de zonas erógenas)
  • Posición esquizoparanoide (modelo kleiniano) Según M.  Klein, los puntos de fijación de la psicosis se hallan en los primeros meses de la infancia. En la enfermedad se produce la regresión a la posición esquizoparanoide y a los comienzos de la posición depresiva.
  • Etapa glischrocárica (Bleger)
  • Autoerotismo (Abraham)

                                            (...)

 

-RELACIONES DE OBJETO PRIMARIAS DETERMINANTES

 

En términos generales podemos afirmar que la función paterna está ausente o muy distorsionada (por ej. por perversión del padre).

                                                 (...)

 

-ASPECTOS DE LA PERSONALIDAD PSICOTICA

 

Bleger denomina parte psicótica de la personalidad a aquella parte que ha permanecido sincrética o sea indiferenciada, con falta de discriminación entre sujeto y objeto, entre Yo y no Yo, entre las distintas zonas corporales, etc.

                                                  (...)

 

-CONFLICTOS  BASICOS

 

La psicosis muestra esencialmente un déficit en la construcción de la trama simbólica.

                                                  (...)

 

-COMPLEJO  DE  EDIPO

 

Del mismo modo que en los psicóticos persiste un lenguaje, una relación con el otro, no podría mantenerse la abolición total de la referencia edípica.

                                                  (...)

 

-SITUACIONES   TRAUMATICAS

 

Constituyentes importantes de la personalidad prepsicótica,  son los elementos que surgen de un narcisismo primario escasamente transformado y por lo tanto no incorporado en una personalidad madura.

                                                  (...)

 

-MECANISMOS  DE  DEFENSA

 

Fundamentalmente, desde el punto de vista dinámico hallamos el spleeting, defensa que consiste en la escisión del Yo provocada por la renegación o repudio de la realidad, proceso análogo al de la represión que tiene lugar en la neurosis.

                                                  (...)

 

-SÍNTOMAS  CLINICOS

 

Los principales son: extrañamiento, despersonalización, megalomanía, vivencias de fin del mundo (por el retiro de la libido de los objetos).

                                                  (...)

 

- EL PENSAMIENTO ESQUIZOFRÉNICO

 

Las palabras son un símbolo de las "cosas" e implican reconocer la distancia que separa la representación del objeto real y lo nombrado.

                                                  (...)

 

-ALUCINACION

 

Lo que ocurre en la psicosis y en los sueños es la cesación de la posibilidad de realizar un examen de la realidad y emitir un juicio, por cuanto el Yo interrumpe su relación con la realidad y sustrae al sistema de las percepciones Cc. su carga.. Esto sumado a la disminución de la capacidad represiva del Yo son las condiciones que posibilitan la alucinación.

                                                  (...)

 

-MODELOS  DE  VINCULOS  Y  COMUNICACION  TIPICOS

 

Los  psicóticos tienden a usar el mundo exterior con el objeto de impedir la disolución de las estructuras del yo, del superyó, así como la desdiferenciación y desintegración regresivas que los amenazarían con un manifiesto derrumbe psicótico. Por tal razón, pueden no sólo aferrarse al mundo exterior, sino incluso tratar de cambiarlo, de crear uno que convenga a sus necesidades especiales y de rechazar los aspectos que no les sirven, de tal modo abandonan la realidad y la reemplazan por una nueva realidad de fantasía.

                                                  (...)

 

-TRANSFERENCIA -CONTRATRANSFERENCIA

PSICOSIS DE TRANSFERENCIA

 

Dada la importancia que tiene el tema de la relación transferencial - contratransferencial  en el tratamiento de la psicosis, realizaremos un recorrido por distintos autores que la han conceptualizado, a los fines de profundizar en su comprensión. [3]

                                                  (...)

 

- PSICOTERAPIA

 

¿Y respecto a la responsabilidad del analista de las reacciones del analizando? ¿Cuándo y cómo posibilitamos el desarrollo - como un ambiente adecuado- o, por oposición, cuándo y cómo provocamos reacciones?

                                                  (...)

 

- Cuadros de síntesis sobre psicosis

 

Relaciones objetales primarias determinantes   

 

*Madre asfixiante, simbiotizante (hijo como su falo). Ausencia de revèrie

*Función paterna ausente o distorsionada (por psicosis o perversión del padre)

 

Relaciones afectivas: teñidas de ambivalencia

 

Modelo comunicacional

 

*Dobles mensajes, doble vínculo.

*Yo frágil por el fracaso en las identificaciones secundarias (queda a expensas de las primarias) por el no pasaje por la realidad, sobre todo en la triangulación edípica.

*Déficit en la construcción de la trama simbólica.

                                                  (...)

 

- Ecuaciones simbólicas: no hay simbolización, las cosas para él "no representan", sino que "son" directamente lo evocado. Es uno de los resultados patológicos de la  imposibilidad de diferenciar el símbolo de lo simbolizado. Se confunden de este modo, la palabra que designa la cosa con la cosa en sí.

                                                  (...)

 

NEUROSIS                                                                              PSICOSIS

 

                                                    Defensas:

 

                                                  (...)

 

PSICOSIS            NEUROSIS            PSICOPATIA

VER CUADRO

 

                                                   (...)

 

PARANOIA  PARAFRENIA           ESQUIZOFRENIA

VER CUADRO

 

                                                 (...)

 

SINTOMAS  ANSIEDA-DES          FANTASIAS IMPULSOS     YO      OBJETO           SUPERYO      MECANISMOS

VER CUADRO

 

                                                 (...)

BIBLIOGRAFÍA

 

Arieti (1967) El self intrapsíquico, Basic Books Publishers.

Aulagnier, Piera (1964) Remarques sur la structure psychotique, en La Psychanalyse, nº 8

Balint, Michel (1968) The Basic Fault: Therapeutic Aspects of Regression, Londres, Tavistock Publications.

Ban, T. y Ucha Udabe, R.(1995) Clasificación de las psicosis. Ed. Salerno. Bs. As.

Bateson, Gregory  (1976) Pasos hacia una ecología de la mente, Ed. Lohlé. Bs.As.

Bleger, José (1971) El concepto de psicosis, Rev. APA, Tomo XXVIII, Nº 1. Bs.As.

Bleichmar, H. (1997) Avances en Psicoterapia psicoanalítica. Ed. Paidós, Bs.As.

Bion, W.R. (1957) Differentiation of the Psychotic from the Non-Psychotic Personalities, International Journal of Psycho-Analysis, XXXVIII, 3-4

                   (1972) Volviendo a pensar. Ed.Hormé. Bs.As.          

 Bowlby,J. (1940) The influence of early environment in the development of neurosis and neurotic character. Intern. J. of Psycho-Analysis, 21: 154-78
                 (1969) Attachment and loss, I, Attachment. The Hogarth Press.

                 (1976) El vínculo afectivo, Paidós. Bs. As

Chiozza, Luis A. (1996) Obras Completas de Luis Chiozza. Edición CD ROM, In Context informática documental, Bs. As.

Devincenzi, Ana (1974) Apuntes sobre psicosis de transferencia. CIMP. Bs.As.

                            (1976) Algunos conceptos básicos para la comprensión de la psicosis. CIMP. Bs.As.

De Waelhens, La psicosis, Edit.Morata 1972. Madrid.

Dolto, Francoise (1973) El caso Dominique, Ed. Siglo XXI, Bs.As.

Erikson, E. H. (1950) Symposium on Healthy Personality, en M.J. Senn, ed. N. York: J. Macy, h., Foud.

Fairbairn, W.R. (1941) A revised psychopatology of the psychosis and psychoneurosis, International Journal of Psycho-Anal. Vol.4, págs. 751-81.

Freud, Sigmund (1917) Introducción al Psicoanálisis, Conf. Nº. 26: La teoría de la libido y el narcisismo", pág. 390/391 Amorrortu Editorial, Bs.As., 1977.
                          (1926) Inhibición, Síntoma, y Angustia, Amorrortu. 

 

Fromm-Reichmann, Frieda (1962) Problemas de la transferencia en los esquizofrénicos, en Psicoterapia en las psicosis. Ed. Hormé, Bs. As.

Galli, Vicente (1982) Una perspectiva de investigación psicoanalítica en psicosis. XIV Congreso Psicoanalítico de América Latina. Bs. As.

Garma, Angel (1971) El psicoanálisis. Teoría, Clínica y Técnica. Paidós. Bs.As.

Gioia, Terencio (1989) Comunicación personal.

Guntrip, Harry (1971) El self en la teoría y la terapia psicoanalítica. Amorrortu, Bs.As, 1973.

Kaplan, Harold; Sadock, Benjamin; Grebb, Jack (1994) Sinopsis de psiquiatría, Bs. As., Ed. Panamericana, 1996.

Klein, Melanie (1930) La psicoterapia de las psicosis, en Contribuciones al psicoanálisis. Ed. Hormé. Buenos Aires. 1964.

                         (1953) Los orígenes de la transferencia, en Int. J. Psycho-Anal., Tomo XXXIII, pág. 433-438, traducido por W.Baranger.

Kohut, Heinz (1971) Análisis del self. Ed. Amorrortu. Bs. As., 1977.
                     
(1977) La restauración del sí mismo. Ed. Paidós, 1980.

Laplanche y Pontalis (1971) Diccionario de Psicoanálisis. PUF, París.

Lerner, Hugo, Nemirovsky, Carlos (1989). Personalidad borderline: déficit estructural y problemas clínicos. XI Simposio y Congreso interno, APdeBA.
             (1990) La estructuración del self como cambio psíquico. XII Simposio y congreso Interno.
             (1992) La clínica del déficit. Relación con su origen traumático. XIV Simposio y Congreso Interno, Bs.As.

McDougall, Joyce (1982). Alegato por cierta anormalidad. Editorial Petrel, España.

Nemirovsky, Carlos (1993) ¿Otros analistas, otros pacientes?.

Reflexiones acerca del psicoanálisis actual. Actas XXVIII IPA Congress, Amsterdam.

                    (1999) Edición-reedición: reflexiones a partir de los aportes de D. W. Winnicott a la comprensión y tratamiento de las psicosis y otras patologías graves, en Aperturas Psicoanalíticas, Rev. de Psicoanálisis, nº 3.

Oelsner, Roberto (1988) Notas sobre el trauma precoz y la transferencia. X Simposio y Congreso Interno, APdeBA, Bs. As.

Paz, José R. (1973) Psicopatología. Sus fundamentos dinámicos. Ed. Nueva Visión. Bs.As.

 

Pichón Rivière, Enrique (1961) Algunas observaciones sobre la transferencia en los pacientes psicóticos, en Rev. de Psicoanálisis, Tomo XVIII, Nº 2, Bs. As.

Puget, Janine (1991) Entrevistando a Psicoanalistas. Reportaje del Dr. M. Spivacow. Psicoanálisis, XIII, 2.

Rosenfeld, Herbert (1965) Psychotic States, Int. U. Press, N.York

                               (1970) Sobre el tratamiento de los estados psicóticos por medio del psicoanálisis. Un enfoque histórico, en International Journal of Psycho-Analysis. Londres.

Searles, Harold (1966) Escritos sobre Esquizofrenia. Ed. Gedisa,  España. 1980.

Segal, Hanna (1965) Introducción a la obra de Melanie Klein, Ed. Paidós. Bs. As.

Winnicott, Donald (1945) Desarrollo emocional primitivo. Escritos de                Pediatría y Psicoanálisis. Ed. Laia, España.
                 (1954) Aspectos metapsicológicos y clínicos de la regresión dentro del marco psicoanalítico. Escritos de Pediatría y Psicoanálisis. Ed. Laia, España.
                 (1959-64) La clasificación: ¿Hay una contribución psicoanalítica a la clasificación psiquiátrica? Los procesos de maduración y el ambiente facilitador. Ed. Paidós. Bs. As., 1993.
                 
(1960 a) La familia y el desarrollo del individuo, Paidós, Bs.As., 1984.
                 (1960 b) La teoría de la relación paterno filial. Los procesos de maduración y el ambiente facilitador. Bs. As., Paidós, 1992.
                
(1961) Variedades de psicoterapia. El hogar, nuestro punto de partida. Paidós, Bs. As., 1993.
                
(1962) La integración del yo en el desarrollo del niño. Los procesos de maduración y el ambiente facilitador. Ed. Paidós. Bs.As., 1993.
                 
(1967) El concepto de individuo sano. El hogar, nuestro punto de partida. Paidós. Bs. As., 1993.
                
(1971) Realidad y Juego. Ed. Granica, Buenos Aires.
                 (1974) Fear of Breackdown Int.Rev. of Psych-Anal. N.1 y Psicoanálisis, Vol IV, Nº 2, 1982

[1] Recopilación bibliográfica y elaboración temática realizada  para la pasantía "Clínica de los cuadros Fronterizos y de las Psicosis" (cód. 610) a cargo de la coordinadora docente Lic. Alicia Pelorosso, dictada en la Facultad de Psicología de la UBA y en el Hospital Braulio Moyano de Buenos Aires. 2001

[2] El concepto de represión primaria (urverdrängung) es uno de los más complejos y oscuros de la teoría psicoanalítica, Freud la sitúa en el origen de toda otra represión, como un proceso hipotético que se observa a través de sus efectos.

[3] Usaremos como guía en dicho recorrido los aportes de Ana Devincenzi (1974) en su trabajo acerca de     la psicosis de transferencia.

*Email : iummato@fibertel.com.ar

Para descargar el trabajo completo pulsar aqui

 

E-mail: info@enigmapsi.com.ar

EnigmaPsi (c) 2002-2014
Psicología – Psicoanálisis – Consultoría

Editor Responsable: Lic Sonia Cesio
Directora: Lic Sonia Cesio
Dirección: Avenida Santa Fe 4990- Buenos Aires, República Argentina.
TE (0054)11 4773-9597 /(0054) 11 - 15 62987672
E-mail: info@enigmapsi.com
Los artículos publicados en el sitio no pueden ser reproducidos sin el permiso del Editor Responsable.

ISSN 1853-1849