Asistencia psicológica on line

Asistencia psicológica presencial y on line

 

 

 

 

 
 
 
 

Configuraciones
Vinculares

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

VIOLENCIA ENTRE HERMANOS, UN PROBLEMA SUBESTIMADO

Ocurre cuando los padres están emocionalmente ausentes

Recibido el 17 de junio de 2007

 

NUEVA YORK.- Un reciente estudio publicado en la revista Child Maltreatment halló que el 35% de los niños evaluados había sido golpeado o atacado por un hermano en el transcurso del año anterior. El estudio se basó en entrevistas a 2030 niños o a las personas que estaban encargadas de su cuidado.

 

Aunque algunos de esos ataques puedan haber sido efímeros e inocuos, más de un tercio fueron realmente perturbadores y dejaron marcas: el 14% de los niños fue repetidamente atacado por un hermano; un 4,5% fue golpeado con suficiente intensidad como para dejar magullones, cortes, dientes rotos y ocasionalmente una fractura, y un 2% fue golpeado con piedras, juguetes, mangos de escobas, palas y hasta cuchillos.

 

Los niños de entre 2 y 9 años que fueron atacados repetidamente, según demostró el estudio, tenían el doble de probabilidades que otros niños de su edad de padecer graves síntomas de trauma, angustia y depresión, tales como insomnio, accesos de llanto, pensamientos suicidas y miedo a la oscuridad.

 

"Hay formas muy graves de victimización fraterna, y graves reacciones a ellas", dijo David Finkelhorn, sociólogo del Laboratorio de Investigación Familiar de la Universidad de Nuevo Hampshire, Estados Unidos, y uno de los principales autores del estudio, quien afirma que esa clase de violencia suele menospreciarse o minimizarse.

 

"Si yo golpeara a mi esposa, nadie vacilaría en considerar esa conducta un acto criminal -dijo Finkelhor-. Pero cuando un niño hace lo mismo a su hermano, el mismo acto suele considerarse una simple pelea o un altercado."

 

La violencia entre hermanos registrada en el estudio de Finkelhor resultó ser más frecuente entre niños de 6 a 12 años, ligeramente más frecuente entre varones que entre mujeres, y disminuía gradualmente a medida que los niños ingresaban en la adolescencia.

 

De la rivalidad al maltrato

 

Pocos expertos están de acuerdo en el grado de la violencia entre hermanos, y pocos coinciden en cuál es el punto en el que termina la rivalidad entre hermanos y empieza el abuso y el maltrato. Es un tema poco estudiado, sobre el que se han realizado solamente dos estudios nacionales, un puñado de trabajos académicos y, en el último cuarto de siglo, ha sido abordado apenas en un par de libros.

 

En 1980, el sociólogo Murray Straus de la Universidad de Nuevo Hampshire publicó "Behind Closed Doors", un pionero estudio nacional de la violencia familiar, en el que concluía que la relación entre hermanos era el vínculo humano más violento.

 

Si se lo evaluaba estrictamente por cálculo de golpes, Straus estaba en lo cierto: su estudio reveló que el 74% de los niños estudiados había golpeado o empujado violentamente a un hermano en el curso de un año y el 42% había pateado, mordido o golpeado a un hermano o una hermana (cuando sólo un 3% de los padres habían agredido a un hijo con esa violencia y sólo un 3% de los esposos había atacado físicamente a su esposa).

 

John V. Caffaro, psicólogo clínico y terapeuta familiar de un suburbio de San Diego, Estados Unidos, define la violencia entre hermanos como un patrón reiterado de violencia e intimidación.

 

En una entrevista, Caffaro, coautor del volumen "Sibling Abuse Trauma", dijo que el abuso era casi siempre determinado por una combinación de falta de compromiso parental, testosterona y demografía familiar.

 

Según Caffaro, se da con mayor frecuencia en las familias numerosas compuestas por hijos varones próximos en edad y con menor frecuencia entre hermanas. "Un niño puede golpear a un hermano con fuerza, pero no consideramos que eso sea maltrato o abuso -explicó-. Lo que buscamos es un patrón reiterado y, cuando eso ocurre, es porque los padres no suelen estar presentes."

 

El abuso se da más frecuentemente, agregó, cuando un progenitor está emocionalmente ausente como resultado de un divorcio, largas horas de trabajo, muchos viajes, alcoholismo, preocupación por sus propios problemas u otros factores. "Uno o ambos progenitores no están suficientemente cerca como para cumplir su función. Casi siempre es así", explicó Caffaro, y agregó que los padres "periféricos" son particularmente problemáticos.

 

"Las cosas son caóticas, los límites son confusos y la supervisión es mínima", dijo, y señaló que esas familias no siempre son caóticas cuando se las ve desde afuera. "A veces el padre simplemente está mucho tiempo viajando por negocios, y la madre no es buena para poner límites."

 

En otros casos, agregó, los padres agravan el conflicto distinguiendo a los hijos favoritos, ignorando la obvia victimización, interviniendo tan sólo para acallar a los niños o para culpar a los hijos mayores sin entender que los menores en realidad los han provocado.

 

Aunque algunos niños no controlan sus impulsos, dijo Caffaro, la violencia sólo se convierte en abuso repetido cuando los padres no la controlan desde el principio.

 

Por Katy Butler

De The New York Times

 

Traducción: Mirta Rosenberg

 

 

REDACCIÓN DE UNA NUEVA LEY NACIONAL  CONTRA LA VIOLENCIA FAMILIAR

 

Es intención sentar los principios para la redacción de una nueva ley nacional que se constituya en un paraguas y que,  como toda ley nacional, sea lo suficientemente abarcativa para facilitar su articulación en cada provincia, especialmente en aquellas que posean su propia legislación.

Esto demandará instancias de consulta sistemáticas y obligatorias con las provincias que posean una ley propia al respecto no solo para su consideración sino para captar las especificidades de cada región.

 

El pulso de esta ley por ser nacional en un país federal tiene que partir del intercambio interprovincial.

Se recomienda recurrir a los aportes  ya  realizados por el doctor Jorge Corsi, ex consultor del Ministerio el Interior para en Programa de Seguridad Ciudadana,  financiado por el BID en el año 2000.

 

Se recogerán las experiencias que las distintas instituciones nacionales, provinciales y privadas hayan acumulado durante la puesta en acto de la Ley de Violencia Familiar de la Ciudad de Buenos Aires, así como las experiencias que deriven de los Juzgados ,Defensorias nacionales y las que dependen del Consejo de los derechos del Niño,la Niña y Adolescencia de aplicación de la Ciudad de Buenos Aires, asi como la experiencia de las Comisiones que en las Legislaturas   hayan analizado el tema. Estos deberán ser comparados con la aplicación de las leyes propias sobre el tema en los Juzgados de cada provincia.

 

La consulta a los Juzgados , Defensorias e instituciones ad hoc incorporará la opinión técnica de psicólogos y trabajadores sociales  por ser ellos los que aportan el contacto directo con las victimas  . sin descuidar el aporte de los medios de comunicación.

 

Se recomienda que la reglamentación de la ley se realice de manera tal,  que las deliberaciones que se hayan sostenido  para su la creación puedan incorporarse  a los contenidos de la  reglamentación. Es habitual que el movimiento de ideas que produce el excepcional debate que se da en estas ocasiones no sea recuperado perdiéndose valiosos recursos humanos y de pensamiento vivo.

 

MINISTERIO DEL INTERIOR DE LA NACION

 

Programa: Las víctimas contra las violencias -  

Coordinadora: Eva Giberti -  

Sede del Programa:  25 de Mayo 145, Piso 7º , Ciudad de Bs.As.

  Telefono :11-4346-1860

Email : vicontraviol@mininterior.gov.ar

 

E-mail: info@enigmapsi.com.ar

 

EnigmaPsi (c) 2002-2014
Psicología – Psicoanálisis – Consultoría

Editor Responsable: Lic Sonia Cesio
Directora: Lic Sonia Cesio
Dirección: Avenida Santa Fe 4990- Buenos Aires, República Argentina.
TE (0054)11 4773-9597 /(0054) 11 - 15 62987672
E-mail: info@enigmapsi.com
Los artículos publicados en el sitio no pueden ser reproducidos sin el permiso del Editor Responsable.

ISSN 1853-1849