Asistencia psicológica on line

Asistencia psicológica presencial y on line

 

 

 

 

 
 
 
 

Configuraciones
Vinculares

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

Adolescencia propiamente dicha vs adolescencia tardía*

 

Recibido el 10 de agosto de 2008

 

 

 La elección del objeto sexual

 

La salida normativa esperada es la hetero-sexualidad. Cuando la reactualización adolescente de los complejos de Edipo y de castración junto al surgimiento de la pulsión genital hacen trastabillar a la identidad sexual, hay un momento lógico de duda acerca de la definición sexual (el o la joven se deben enfrentar, inevitablemente, a sus deseos homo y heterosexuales y alguna de ésta serie deberá ser reprimida).

Para acceder a una definición de la sexualidad, el adolescente tiene que articular al menos tres cuestiones:

a)      la de elección del objeto sexual,

b)      la asunción del género en tanto comportamiento social reglado,

c)      y la capacidad de obtener placer en el acto sexual.

Estos tres desafíos deben ser sorteados a lo largo de la adolescencia. La masturbación, como componente acompañante de la sexualidad adolescente, es una de las problemáticas centrales con la que los jóvenes deberán enfrentarse en su lucha por el logro sexual.

Actualmente, el adolescente se muestra menos prejuicioso en relación a las distintas formas de sexualidad. Esta pérdida de prejuicios tiende a generalizarse en toda la sociedad. Las formas que antaño fueron catalogadas de perversas, hoy son vistas de una manera más desprejuiciada por el adolescente tardío.

La idea de fidelidad y monogamia tal como fue entendida desde el Iluminismo hasta el siglo XX está siendo fuertemente cuestionada por la juventud. Del mismo modo, los modelos de familia tradicional también están siendo puestos en tela de juicio por los jóvenes adolescentes.

 

4) La asunción de un cuerpo adulto

 

La construcción de un cuerpo libidinal es uno de los desafios más complejos y puede originar  cuadros sintomáticos actuales (por ej anorexias y bulimias, entre otros).

La relación del joven con el cuerpo está mediada por la publicidad y la televisión. El impacto de lo visual mediático lleva a que el o la joven en vez de reencontrarse con su imagen en su propio espejo o en el cuerpo de sus semejantes se vea remitido al cuerpo del modelo televisivo. Las imágenes sexuales propuestas a nivel televisivo conlleva una suerte de saturación erótica, un hiperrealismo en términos de Baudrillard, que termina por agotar el deseo, por deserotizar al adolescente.

 

La construcción de un Ideal del Yo

 

El ideal que ha de guiar el accionar del Yo a lo largo de su vida se consolida en la adolescencia tardía. La diferencia entre el Superyo punitorio y el Ideal del Yo conductor del hacer, debe mantenerse y profundizarse en el período adolescente. Ambas son estructuras entrelazadas y necesarias para la edificación del psiquismo: un aparato psíquico sin conciencia moral, es decir, sin culpa o un psiquismo sin ideales es una estructura deficitaria.

Hay en la actualidad todo un modelo ideológico social, un planteo posmoderno, que cuestiona la instauración de los aspectos superyoicos.

 

Ademas, la sociedad adulta ha dejado de proporcionar ideales  al que el joven pueda acceder. Rápidamente, todos los ideales se concentran en uno solo: ganar dinero. Esta falta de orientación social  deja huérfanos a los jóvenes de "Proyectos Identificatorios" diversos en donde reencontrarse.

El adolescente tardío no sabe que hacer,  ni sabe si lo que podría desear hacer tiene algún tipo de valor para el conjunto social al que está destinado.

Por otra parte, el joven se encuentra con el mensaje social que los que "se salvan" son aquellos que no tienen escrúpulos.

La idealización que la sociedad promueve de "la juventud" atenta contra el necesario conflicto generacional. Si ahora el "ideal" es permanecer en una suerte adolescencia eterna, ¿contra qué modelo adulto podrá enfrentarse el joven? El ataque al conflicto generacional parte de los adultos que han dejado de mantenerse en su lugar e intentan transformarse en jóvenes.

 

La realización de la elección vocacional-laboral

 

Qué estudiar y cómo trabajar no son temas menores en la adolescencia tardía. Podemos decir que no hay salida exitosa de la adolescencia si no se ha realizado una elección vocacional-laboral que conlleve algún tipo de satisfacción en la realización laboral.

Esta salida implica articular mecanismos sublimatorios, en relación al trabajo y al dinero.

La sobrevaloración de lo monetario, efecto del desarrollo del capitalismo en el que vivimos, puede paralizar los anhelos vocacionales de más de un joven.

El trabajo implica el compromiso del tiempo propio con los deseos personales.

 

Algunos aspectos de la metapsicolo-gía del adolescente tardío

 

Definidos los trabajos que el adolescente deberá realizar, cabe que nos preguntemos acerca de los cambios metapsicológicos.

El Yo como instancia que debe mediar con el Ello, el Superyo y la realidad; por lo tanto  deberá fortalecerse para poder lidiar también con la pulsión genital. El Superyo  sufre variaciones: al abandonar la idealización de los objetos parentales, pierde cohesión momentáneamente y nos encontramos con una estructura lábil que no logra cumplir con su cometido.

Es la adolescencia tardía el momento donde puede pensarse como posibilidad de afianzarse el Superyo adulto. Recordemos que el Superyo es una instancia compleja que posee 3 subestructuras:

Autoobservación.

Conciencia moral.

Creación de ideales.

 

Freud postula un origen doble para el Superyo: por un lado es el heredero del complejo de Edipo, y por otro, incluye a las identificaciones parentales.

El Superyo tambien emite juicios de atribución. De tal modo, la instancia de autoobservación compara y evalúa al Yo en relación con el Ideal y con el conjunto de los objetos mundanos. Estos juicios dictan su veredicto: la conciencia moral. Esta conciencia moral desprende diferentes afectos, especialmente culpa y vergüenza. Recordemos que también el Superyo es el que premia al Yo en tanto éste se acerque al Ideal, produciendo orgullo y sentimientos de satisfacción y halago.

 

Que sucede en la adolescencia ppte dicha? Un aspecto, es que los adolescentes no quieren ser como sus padres. En tal sentido, el conflicto generacional es fundamental para desmontar al yo infantil,  abriendo el proceso de rearmado superyoico que ocupa gran parte de la adolescencia tardía. Este armado deberá estar concluido con la entrada a la adultez.

 

A modo de ejemplo, vemos en jóvenes que la autoobservación puede estar sobreinvestida con Pulsión de Muerte y este caso recaerá con una crítica excesiva sobre el Yo. Esto se manifesta por ej,  cuando un detalle físico, el cabello, pasa a concitar toda su atención. Desean tener el pelo lacio y lo tienen enrulado. La autoobservación funciona de un modo tan crítico que no les permite salir a la calle si no ha pasado horas frente al espejo, planchándose el pelo.

En otros casos, la autoobservación puede sufrir los avatares de la represión: el joven puede tener conductas agresivas contra otros sin registrar tal agresividad, careciendo de autocrítica.

Como vemos, el Superyo adolescente no se desarrolla de una vez y para siempre. Sufre avances y retrocesos y su maduración es disarmónica: hay aspectos y hay momentos donde predomina un exceso de prohibición, junto a otros donde toda la instancia parece abolida.

El trabajo de la adolescencia tardía consiste, en gran medida, en este rearmado superyoico. Winnicott dice: "Afirmo que el adolescente es inmaduro. La inmadurez es un elemento esencial de la salud del adolescente. No hay más que una cura para ella, y es el paso del tiempo y la maduración que ésta puede traer".

 

*Autor: Jose Sahovaler

 

 

EnigmaPsi (c) 2002-2014
Psicología – Psicoanálisis – Consultoría

Editor Responsable: Lic Sonia Cesio
Directora: Lic Sonia Cesio
Dirección: Avenida Santa Fe 4990- Buenos Aires, República Argentina.
TE (0054)11 4773-9597 /(0054) 11 - 15 62987672
E-mail: info@enigmapsi.com
Los artículos publicados en el sitio no pueden ser reproducidos sin el permiso del Editor Responsable.

ISSN 1853-1849