Asistencia psicológica on line

Asistencia psicológica presencial y on line

 

 

 

 

 
 
 
 

Configuraciones
Vinculares

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

TRABAJO PRÁCTICO SOBRE ADOLESCENCIA

Recibido el 23 de marzo de 2008

UNIVERSIDAD ABIERTA INTERAMERICANA

PROFESORA: LICENCIADA SONIA CESIO*

Autoras: Encabo Adriana  - Maíz  Verónica -  Plá  Yamila  - Salierno Valeria**

 

ADOLESCENCIA Y EMBARAZO*

 

SINTESIS

En el presente trabajo le hemos realizado una entrevista a una joven de 18 años, cuya adolescencia se ve interrumpida por la maternidad.

A lo largo del relato la joven cuenta como sucedieron las cosas, hace hincapié en el apoyo incondicional que recibió de sus padres, ya que al enterarse de la noticia tenía miedo de defraudarlos. También se refiere a su relación  con su novio, con el trabajo y con sus estudios.

Para ella fue muy difícil por que recién estaba empezando a independizarse, y el embarazo no estaba dentro de sus planes, además comenta que parte de su adolescencia no la disfrutó. Pero afrontó la situación y hoy en día se encuentra con su pareja en forma estable,  y orgullosa de su pequeña hija Luana.

 

 

CONCEPTOS GENERALES

 

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define como adolescencia al “período de la vida en el cual el individuo adquiere la capacidad reproductiva, transita los patrones psicológicos de la niñez a la adultez y consolida la independencia socio económica”  y fija sus limites entre los 10 y los 20 años.”

Según Susana Quiroga la adolescencia comienza siendo un hecho biológico (crecimiento de cuerpo y comienzo de funcionamiento de las hormonas sexuales), pero a su vez está inmerso en un proceso psicosocial  que varía según las culturas y los momentos históricos.

 

La gestación o embarazo es el proceso en el que crece y se desarrolla el feto en el interior del útero. El embarazo se inicia en el momento de la nidación y termina con el parto. La definición legal del embarazo sigue a la definición médica. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) el embarazo inicia cuando termina la implantación. La implantación es el proceso que comienza cuando se adhiere el blastocito a la pared del útero. Esto ocurre 5 o 6 días después de la fertilización. Entonces el blastocito penetra el epitelio uterino e invade el estroma. El proceso se completa cuando la protuberancia villi y el defecto en la superficie del epitelio se cierra. Esto ocurre entre el día 13-14 después de la fertilización

 

Articulación del tema “Adolescencia y embarazo” con los diversos aportes bibliográficos propuestos desde la Psicología Evolutiva actual.

En primer lugar, y antes de analizar nuestra muestra, es decir el caso de Aldana, una joven de 18 años de edad, madre de Luana, una niña de 10 meses; nos adentraremos en el tema de la adolescencia y el embarazo de manera más abarcativa, hasta centrarnos finalmente en la muestra seleccionada.

Para comenzar, señalaremos que uno de los datos indicativos a nivel regional en América Latina, revela que el embarazo precoz ha aumentado en la última década en los países de ésta zona, y que se calcula que un 35 por ciento de las jóvenes de éste territorio tiene su primer hijo antes de los 20 años de edad. 

Según el Servicio de la Mujer (SEM), el fenómeno del embarazo adolescente, se halla interconectado en forma directa con los factores económicos, educacionales y el acceso a la información, aspectos éstos que de acuerdo al SEM, de ser correctamente abordados desde un marco institucional coyuntural, promoverían seguramente un cambio favorable en las personas con menos recursos. 

Destacando que estos factores mencionados, interactúan en los jóvenes del más bajo nivel socio-económico de forma adversa, y los posiciona en un lugar que brinda escasas posibilidades benéficas para su desarrollo personal, por tal razón, éstos sujetos padecen una capacidad limitada y una escasa motivación para regular su fecundidad, hecho que se ve reflejado en las altas tasas de embarazo prematuro.  

El mismo Servicio de la Mujer, indica también a través de sus especialistas, que las jóvenes embarazadas, abandonan forzosamente la enseñanza formal, y restringen de esa manera la inserción laboral y se ve directamente afectado el futuro económico que conlleva la misma la escolarización, máxime, si se piensa que un mayor nivel educacional, le permite al sujeto una inclusión laboral más facilitada.

Pero el Servicio de la Mujer al tratar de aportar más datos informativos a cerca de la tendencia que existe en las adolescentes al embarazo precoz no deseado, da a conocer que en sus estadísticas las tasas de natalidad en las madres jóvenes son elevadas, pero que además, parece haber una mayor predisposición en las adolescentes que residen en zonas rurales.

Por otra parte, un investigador del Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE), Jorge Rodríguez Vignoli, también señala algunas cuestiones referidas al embarazo adolescente y manifestó afirmó de acuerdo a una investigación que él mismo realizó con sus colaboradores en la República de Chile, que las adolescentes pobres tienen más probabilidades de ser madres antes de los 20 años de las pertenecen a los grupos socioeconómicos altos en Chile, pero refiere que éste fenómeno se puede hacer extendible a los restantes países de América Latina. 

Rodríguez Vignoli, señala que en su estudio a cerca de la reproducción en la adolescencia, los datos estadísticos que se extraen de las Chilenas jóvenes pobres, es que antes de cumplir 20 años, la mitad de ellas viven en el campo, acompañada ya de su primer hijo, y que tan sólo un 15 por ciento de las jóvenes de estrato socioeconómico más elevado, que reside en las ciudades, transita por igual situación.

Rodríguez Vignoli, refiere que los porcentajes reflejados por su investigación, son pasibles de ser extendibles a otras regiones de Latinoamérica.

Una información que remarca Rodríguez Vignoli, es que la mitad de las jóvenes Chilenas de condición humilde como las que integran el resto del territorio de América Latina, como así lo demuestra en su estudio se convierte en madre adolescente entre los 15 y 19 años de edad, momento de sus vidas que coincide con la deserción escolar de forma inevitable y de vistas al futuro prácticamente la excluye del mercado laboral, siendo que a ello, se le añade que el fenómeno de la maternidad juvenil, generalmente se transita sin una unión de pareja estable, trasformándose la familia en el principal soporte para la niña madre y para su hijo, en cuanto a la crianza, la contención afectiva y a su sustento económico.

En el mismo estudio, se reveló que tan sólo un 17 por ciento del rango de madres adolescentes de entre 15 a 18 años de edad, manifestó estar  casada, y que el 55 por ciento expresó ser madre soltera, siendo que el restante 28 por ciento declaró estar conviviendo en pareja.

Rodríguez Vignoli, entiende que el tema del embarazo y la maternidad adolescente, tendría que estar ubicado entre los temas más importantes a tratar en la agenda social, debido a que surge del análisis de los informes que la mayoría de las madres adolescentes en un porcentaje elevado vive con sus progenitores o convive con su pareja y con la familia de éste.

Asimismo, y por medio de otra investigación llevada a cabo por la División de Población de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), se pudo tomar conocimiento que en los tres últimos censos que se realizaron en la República de Chile, emergieron datos que permite establecer que existen dos variables interrelacionadas, el mayor nivel educacional y la disminución en la tasa de maternidad adolescente.

Indica el CEPAL, que la educación formal, sobre todo la finalización de la secundaria, actuaría como una especie de “blindaje poderoso”, aunque no infalible, contra la maternidad adolescente, señalando además que el incremento de oportunidades educativas y laborales brindadas a las jóvenes adolescentes con menores recursos, actúan benéficamente desestimulando la maternidad temprana.  

Mencionan que después de que las jóvenes experimentan la maternidad tierna, la experiencia la suele motivar para controlar la fecundidad de forma eficiente, y por su misma condición de madres, acceden con más facilidad a los programas de planificación familiar.  

Asimismo refieren los especialistas agrupados en el CEPAL, que son muy altos los peligros que entraña la preñes prematura, tanto para la vida de la madre como para la de su descendencia.  

Dando a conocer que antes de los 17 años de edad el riesgo de mortalidad materna es mayor, debido a que el cuerpo no está lo suficientemente maduro para tolerar adecuadamente una gestación. Remarcando que es muy frecuente que las jóvenes no reconozcan los síntomas del embarazo o no deseen reconocer que están embarazadas, demorando así la atención prenatal y poniendo en peligro la salud del hijo y la de la madre, señala

Los investigadores ofrecen como ejemplo, el caso de la república del Paraguay, lugar donde el riesgo de muerte para una adolescente embarazada asciende a 52 veces más que en los Estados Unidos, registrando de este modo un 20 por ciento de defunciones de mujeres adolescentes involucradas en complicaciones del embarazo o del parto.  

Por otro lado, un número bastante alto de muchachas de la región, que se ven atrapadas en la angustia de un embarazo no deseado, tienden a practicarse abortos clandestinos, de costos bajos, pero que las lleva a las mismas a verse en condiciones peligrosas para su integridad, pudiéndoles ocasionar secuelas tanto en su salud como en la fertilidad.  

Con respecto al tema del aborto, por cierto tan debatido, el CEPAL, hace mención que en las repúblicas de Chile y Argentina, los abortos se hacen bajo determinadas restricciones, y señalan que más de la tercera parte de las defunciones maternas, que se dan allí, se debe directamente al aborto practicado en condiciones peligrosas y clandestinas.  

Pueden finalmente llevar el embarazo a término, pero también éste puede desembocar en complicaciones graves y generar la muerte de la madre, del hijo o de ambos. Y a su vez los hijos de madres adolescentes tienen más probabilidades de nacer prematuramente, con escaso peso o de padecer retraso del crecimiento fetal.  

Luego de plantear la situación en la que se encuentra Latinoamérica, es necesario ir acotando el enfoque y ver que sucede en la Argentina, por lo cual tomaremos los últimos datos que suministra el Ministerio de Salud de la Nación, los que señalan que se produjo un aumentó del embarazo en las menores de 15 años de edad, en el transcurso del año 2006, y que éste fenómeno va en alza, y que alcanzó durante el año pasado 8% de suba.

Ahora bien, ya hemos visto el contexto nacional, y entonces recién aquí nos centraremos en el caso de la presente investigación, es decir una joven adolescente de 18 años de edad llamada Aldana, la cual es madre de una niña, que hoy tiene 10 meses de vida.

Como se ha podido advertir en la entrevista abierta, Aldana se vio sorprendida, cuando a los cuatro meses de gestación de Luana, tomó conocimiento de ello. A Aldana, el embarazo la posicionó en un lugar de gran vulnerabilidad, debido a los profundos cambios biopsicosociales, por los que estaba atravesando, hecho éste, que es señalado por la Licenciada en Psicología Alicia Radosinsky, como una de las primeras características que se manifiestan en las jóvenes embarazadas.

Según la Licencia Radosinsky, en la joven embarazada se produce una crisis, es decir una ruptura en el equilibrio previo, la cual va acompañada por una sensación subjetiva de padecimiento, ocasionando la misma cambios, que la sitúa a la joven madre, en una circunstancia, donde se torna inevitable preguntarse a cerca de "¿quién soy?".

Como lo señala Radosinsky, la joven adolescente atraviesa por un momento de transición, al cual se le adiciona un factor perturbador para la niña/madre, el embarazo, el tránsito normal de por sí no suele ser corto y pasajero, sino que tiene que ver con un período revolucionario en la vida del individuo que abarca de los 12 a los 18 años de edad, pero se ve aún más desestabilizador, como le sucedió a Aldana, cuando de manera casi imprevista supo que su capacidad de generar una nueva vida, la había puesto en marcha sin saberlo. 

Siguiendo con lo propuesto por la Licencia Radosinsky, la crisis de la niña/madre, se halla enmarca en un período pleno de transformaciones a nivel corporal como a nivel psicológico, siendo que la experiencia que vive la joven embaraza, marca un momento de inflexión trascendental en cuanto a la psicosexualidad femenina, la cual puede estar acompañada por fantasías y por diferentes tipos de ansiedades, que dependerá de las circunstancias en que se produjo el embarazo, el deseo o el no deseo y la historia de vida personal y familiar. En el caso de Aldana, el entorno familiar se encargó de brindarle seguridad de cara al futuro, es decir apoyo para ella y para su hijo y sobre todo contención para ambos. Los padres de Aldana, aceptaron su embarazo y lo tomaron como un hecho natural, y es en éste punto es cuando Radosinsky, refiere en su investigación que algunos padres expresan que si tienen una hija mujer, es esperable que se embarace, denotando un grado de resignación.

Aldana pone de manifiesto el sentimiento subjetivo de ser madre/niña, pero al mismo tiempo y de manera paradójica el no deseo de la maternidad, en contrapuesto con placer que siente al cumplir su función materna, aunque confesó no haberlo quedado embarazada, ya que sus proyectos de vida estaban encaminados hasta ese momento hacía la independencia de su núcleo familiar.

Radosinsky, advierte al respecto de lo expresado por Aldana que la joven embarazada, se coloca en una posición de sometimiento frente a su biología, ciñéndose a un futuro que está regulado por su condición maternal y probablemente esté vinculado con la dinámica de la adolescencia, reclamando en vez de libertad y autonomía por parte de su Familia, la protección y contención de ella, originándose la Inhibición en el desarrollo.

Tal cual lo sostiene Radosinsky, la maternidad adolescente involucra a dos seres, una niña-madre, en vía de desarrollo, y tanto ella como su futuro hija/o, en gestación, se encuentran necesitados de maternaje, requiriendo un sostén emocional para la joven por lo cual es necesario sostener emocionalmente a esta joven, cubrir ese maternaje, para que ella a su vez pueda ejercer su propia función materna.

A su vez, Radosinsky, menciona que existen numerosos estudios que demuestran que no todas las niñas están expuestas por igual a la posibilidad de tener un hijo antes de cumplir los 20 años, y que existen cuestiones de edad, de género y de clase social que generan esta desigualdad. 

Primeramente revela que en las subetapas correspondientes a la etapa adolescente, la posicionan a la muchacha en una preparación psicológica y física que puede ser más o menos adecuada para asumir su propia autonomía y el sostén de otro ser humano, ya que no es lo mismo un embarazo a los 12 o 13 años que a los 18, como le ha sucedido a Aldana, que ubicó su embarazo en una época más propicia que otras niñas/madres.

Actualmente, señala la Licencia Radosinsky que "la aceptación del embarazo adolescente", ha generado mecanismos de protección a nivel familiar, del grupo de pares, y apoyos institucionales como en las áreas de educación y del sector salud, pero ello no quita que la maternidad adolescente impacte de diferentes formas según la clase social. En el caso de Aldana, tal cual lo refiere Radosinsky, ha vivido el apoyo incondicional de sus padres, pero a su vez éstos le cedieron responsabilidad con respecto a la crianza y educación de su hijo.

*Ser adolescente (ficha de cátedra)

 

“La adolescencia es la etapa de maduración entre la niñez y la condición de adulto.”

En los niños comienza alrededor de los 14 años y en las niñas de los 12.

En esta etapa nacen las responsabilidades y entre otras cosas el cuerpo esta bajo la influencia de las hormonas. Es la etapa en la que el ser humano tiene el cuerpo fisiológicamente maduro para la reproducción, lo que no significa que estemos preparados para ser padres,  en otros niveles.

Hay un profundo cambio psíquico: el adolescente es un sujeto en construcción que por fin sale solo al mundo y se enfrenta a una difícil sociedad.

El sujeto en esta etapa reafirma sus propias pautas y convicciones. Y siente que quiere serlo ya, aquello que aspira, no piensa en el futuro.

Le cuesta mucho llevar adelante el atravesamiento de los duelos por la infancia. Si dichos duelos no se reconocen y elaboran, el adolescente  puede quedar ligado al objeto parental, e incluirse en otros agrupamientos, extrafamiliares.

Aldana ah quedado embarazada en esta etapa de cambios, ella no pasaba el tiempo necesario con sus padres, debido a sus estudios y su trabajo, pero inevitablemente por cuestiones culturales y de edad, se encuentra fuertemente ligada a ellos, a quienes les pide ayuda y estos responden favorablemente, la madre la acompaña apoyándose en su propia historia de vida y su padre sin regañarla. 

 

 

*Adolescencia: del goce orgánico al hallazgo de objeto

 

A continuación pretendemos establecer la relación del caso particular de Aldana con la ficha del autor Quiroga para una mejor interpretación  e interrelación del texto, que permitirá a la vez  entender como es el pensamiento adolescente ante la situación y presencia de un embarazo inesperado.

Adolescencia y familia:

El adolescente y el niño son seres en crecimiento, que se encuentran en una etapa de dependencia psíquica, lo cual  se desarrolla en el aquí y en ahora en un presente actual.

El tipo de grupo que selecciona nos orienta acerca de sus vínculos primarios.

Con lo dicho anteriormente podemos decir que Aldana, cuando ha quedado embaraza aun se encontraba en una dependencia psíquica, la cual es aquella que la impulsa a pedir ayuda a sus padres, principalmente a su mamá como primera instancia, y la que le permitirá poder adquirir como dice ella más confianza en si misma.

 

Adolescente y grupo:

 

En  la adolescencia aparece l formación de la barra, la cual es un grupo formado en un momento crítico del desarrollo con el fin de resolver problemas comunes.

Relacionando este párrafo con la entrevista realizada, observamos que este vínculo que Aldana tenía  con sus pares se disolvió a consecuencia de las actividades que ella realizaba, es decir el hecho de trabajar y estudiar le quitaba ese tiempo que ella necesitaba para conectarse con sus pares.

Es por eso que ella afirma que la etapa de al adolescencia no la disfruto o no la tuvo.

Los iniciadores:

Son estructuras intrapsíquicas que se constituyen en la adolescencia y forman parte de la fantasía de iniciación.

Son precursores  del enamoramiento, la sexualidad, el hallazgo del objeto, el lugar laboral, el dialogo comprensivo acerca de los misterios de la vida.

 

A través del concepto de iniciadores pudimos observar y dar nota de que Aldana  los ha tenido, ya que estos son fundamentales para el desarrollo del sujeto y desde este enfoque ella ha podido  decidir sobre su carrera, su trabajo he hizo elección de objeto aunque no pudo alcanzar la independencia económica que venia proyectando y de lo que respecta al dialogo comprensivo ella dice que “le gusta siempre tener la razón”.

 

*El embarazo adolescente: articulación del afecto con el “ser madre”

Uno de los roles tradicionales del género femenino es el rol maternal, fuertemente arraigado en esta cultura que llamamos patriarcal. Hay una frase: "ser mujer es ser madre". Hay mecanismos como el esencialismo, el naturalismo, el biologismo que producen los deslizamientos que promueven esta apreciación. En este sentido, plantea Giberti, podría conjeturarse que en algunas oportunidades, las fantasías de hijo, que son distintas del deseo de hijo, funcionan como un ordenador provisto para el género mujer. ¿Cómo alguien va a ser mujer sin tener un hijo? Por ello se considera un ordenador, y en el caso de elegir o ser elegida por alguien del exogrupo, la entrega al varón actúa como un don que se obsequia a ese hombre, aunque ello no signifique voluntad de embarazarse, sino que corresponde al mundo de la fantasía, el deseo de una vida en común con ese hombre, imaginada como continente y trascendente.                                                                                                                      Este es uno de los elementos que coadyuvan a la situación de las primeras relaciones sexuales, en las que se piensa que la primera no produce embarazo. Esta entrega impresiona como si se entregase un valor equivalente a lo que se quisiera recibir: seguridad y bienestar, en tanto ella se entrega segura de querer hacerlo.                        Es necesario diferenciar entre el deseo de ser madre, de índole narcisista, referido al propio ser, a la autoestima, y el deseo de tener o criar un hijo. El deseo narcisista de ser madre surge en las niñas por identificación con la figura idealizada de su madre, que constituye su modelo y prototipo de ideal para el yo. El ideal social de maternidad continúa, en tiempos posmodernos, siendo valorizado como emblema de la femineidad, como un organizador principal del proyecto de vida para las mujeres, y el proyecto laboral supeditado a esta expectativa, percibido como "destino".                                    El deseo objetal de criar un hijo implica una mayor madurez personal y el establecimiento de cierta capacidad de donación respecto de otro reconocido y aceptado en su alteridad, en contraposición con su utilización para satisfacer deseos eróticos o narcisistas.                                                                                                                        En síntesis, la autonomía de un grupo social no depende de la voluntad personal de quienes pertenecen a él. Que alguien pueda saber qué quiere en su vida y cómo lograrlo, que sienta con derecho a decir no, a incidir en su realidad para lograr proyectos, necesita un tipo de subjetividad cuya construcción no depende exclusivamente de su psiquismo. Entran a jugar aquí condiciones de posibilidades histórico-sociales de gran complejidad y, de lenta y difícil modificación.

La relacion establecida  entre el presente texto y la entrevista realizada, surge a partir de que pudimos observar actitudes que se ven reflejadas: ya sea el hecho de que Aldana si bien había realizado una elección de objeto hacia otro esto no implica que ella se encuentre preparada para ser madre ya que no tenía el deseo aún y ella misma dice que no solo no se lo esperaba y no se veía si no que también no quería tenerlo.               Estas circunstancias varían según el individuo ya que depende fundamentalmente de la subjetividad, modo de vida, vínculo familiar, grupo exogámico, entre otros factores determinantes del modo de proceder; pero en te caso en particular vimos que Aldana tuvo que realizar una maduración mas rápida  y convertirse en  “mujer” demasiado pronto.                                                                                               

Entrevista abierta: adolescencia y embarazo

 

“Yo trabajaba en un corralón de materiales y realizaba toda la parte administrativa, del cual de ahí yo aprendí muchísimas cosas y me ayudo en el estudio, porque empecé a estudiar administración de empresas y me tocaban hacer cosas que me gustaban a mí.

Bueno después cambie de trabajo a una óptica… yo mientras tanto que trabajaba iba al colegio de noche, y con el trabajo que yo tenia me pagaba los estudios, y me costaba un montón  porque yo tenia que salir, en el momento que trabaja en el corralón a una hora y de ahí ir al colegio y no me alcanzaba el tiempo, me dividía un montonazo; así que la parte de la adolescencia no la disfrute casi nada, en el sentido de salir  con las chicas… aparte no me gustaba sinceramente eso de salir… ja ja ja.

Bueno después yo me pongo a salir con un chico que había conocido y… no habíamos salido mucho tiempo, hacia cinco meses más o menos que lo había conocido. Y bueno empezamos a salir, empezamos a salir y al octavo mes empiezo a tener relaciones con él y bueno en ese momento yo estoy con esa persona y… me entero cuatro meses después que me faltaba la menstruación, ahí me asuste, y le dije a mi mamá, no en si eso por el tema de que estaba asustada y era como que yo misma no lo aceptaba en mi eso, porque era una persona que en ese momento empezaba a hacer todo, estaba trabajando y me empezaba a desarrollarme más como persona y  a ser independiente ; y encontrarme de golpe con que me había pasado esto de estar embarazada… y yo me quería morir, no la quería tener realmente.

Y bueno me fui a hacer unos estudios acompañada por mi mamá y me entero de que no estaba de un mes  sino de cuatro. Yo pensaba que estaba de un mes porque me seguía viniendo esos cuatro meses, no era que me falto del primer momento, y en ultimo mes   (en el cuarto) fue que yo empecé a sospechar porque me duro un día, y ahí yo fui al medico con mi mama y salto que estaba de cuatro meses.

Al principio mi mama estaba mal por lo que me había pasado, aparte a ella en su momento le paso algo parecido, y no quería que a mi me pasara lo mismo de encontrarme de golpe  con esta situación, de crecer tan rápido y  hacerme cargo de una persona que viene al mundo, y era como que… era mucho de golpe.

Y bueno ella me ayudo, íbamos a  estar decididas de que no lo íbamos a tener si estaba de un mes o menos.

Después se lo comunicamos a mi papá de que estaba embarazada de cuatro meses. Mi papá en ningún momento me dijo no, ni nada… es más fue él el que dijo: bueno Aldana vos tuviste un accidente y hacete cargo. Nosotros te vamos a apoyar  en todo.

Y yo me sorprendí  porque en realidad le tenía miedo… el miedo que te agarra en un momento. Mi miedo más que nada era decepcionarlos a ellos, y fue también una decepción para mí en el sentido de que no me veía mamá  tan temprano.

Ellos todo lo contrario, me apoyaron, me contuvieron, de ahí yo empecé a escuchar a mi mamá que me decía cosas que le habían pasado a ella. De a poco yo fui empezando a tener más confianza en  mí. El embarazo paso rapidísimo, la pase bárbaro y engorde once kilos i medio… ja ja ja.

En el ultimo mes cuando me hice ecografías y escuche el corazos por primera vez no lo podía creer.

Por otra parte con el papá de la nena tuve muchos altibajos, hubo muchas peleas en el medio; yo casi todo el embarazo la pase bien conmigo misma, pero con respecto a mi novio, era como que nos paliábamos mucho, en vez  de sentirme yo: bien, contenta y feliz… era como que a veces necesitaba un poco mas de apoyo de él y no lo sentía… como que él no me entendía  yyyyyyy…bueno muchas discusiones, llore mucho en el transcurso del embarazo. Sacando eso yo  fui re feliz; pero bueno llego un momento, casi a lo ultimo del embarazo como que nos habíamos separado y creo q eso me hizo re mal, pase una semana llorando en la pieza, y a la vez mi mamá me decía que yo tenia que estar bien porque todo lo que a mi me pasaba se lo estaba pasando al bebé. Yo trate  de sentirme mejor, y después de un tiempo que paso no arreglamos con Cristian y es el día de hoy que es así él, y yo me estoy acostumbrando a entenderlo , porque si él a mi no me entiende, me tendré que amoldar yo a él.

En si fuera de todo eso y todos los momentos malos que pase con respecto al papá de la nena fui muy feliz. Aparte él es muy terco, pero nunca jamás  me dejó sin todo lo que yo necesitaba, siempre me lo dio todo y de eso no me puedo quejar, porque la verdad es una persona que si vos necesitas algo él va y te lo consigue.

Pero bueno es una persona muy dura y como que todo lo que el dice tiene que ser así, y a veces uno…yo choco por eso, porque yo también soy así ja ja ja,  quiero tener siempre la razón, chocamos en ese sentido y siempre uno tiene que aflojar y a mi me toca esa parte.

Y ahora me gustaría volver a empezar a trabajar pero… bueno este tema del trabajo también es un tema por Cristian porque el quiere que yo tenga un trabajo con toda la pompa, pero no entiende que uno a veces tiene que conformarse con lo que tiene.

Pero bueno ya voy a volver a trabajar, es como que llega un momento en tu vida que tanto tiempo encerrada en tu casa te estas consumiendo vos misma  y tenés que salir  a hacer algo porque te volves loca.

Pero ya voy a salir por que ya le dije que no puedo estar encerrada, y Luana ya tiene diez meses.

Yo con ella ahora me organizo bien es como que jugamos… yo aprendo con ella, con cosas nuevas que ella hace, porque vos le enseñas algo y ella aprende y a la vez vos estas aprendiendo con ella, porque es una experiencia nueva para mí, y la verdad estoy muy contenta y orgullosa con ella.”

 

* Trabajo Práctico - Psicología del desarrollo II - Facultad de psicología: UAI  – Sede Ituzaingó - Prof.:  Sonia Cesio cesio.sonia@gmail.com

 

**Emails: adri_encabo@hotmail.com  ; valeria.salierno@hotmail.com ; veronicamaiz77@yahoo.com.ar  ; yamilapla@gmail.com

 

Bibliografía:

 

ADAM - CONSULTAR EN :

http://www.walgreens.com/library/spanish_contents  

 

Rabenna, Maximo. "La araña adictiva, ¿Quién come a quien?" Buenos Aires. B (2006)


Pavlov, I. WHATSON, "Teorías Pcológicas aplicadas a la educación: Teorías Conductuales de aprendiza". Obras escogidas Argentina Quetzal. (1960). Pág. 45-47.


CRURCH Y STONE.  (04/09/2007).CONSULTAR EN http://www.medicosecuador.com/espanol/articulos/166

 

Ficha de cátedra - Profesora Sonia Cesio, “La adolescencia” http://www.enigmapsi.com.ar/adolescer.html

 

Ficha de cátedra - Susana Quiroga “Adolescencia: del goce orgánico al hallazgo de objeto” -

 

Se puede consultar tambien el material linkeado en el parrafo sobreCONCEPTOS GENERALES

 

  E-mail: info@enigmapsi.com.ar

EnigmaPsi (c) 2002-2014
Psicología – Psicoanálisis – Consultoría

Editor Responsable: Lic Sonia Cesio
Directora: Lic Sonia Cesio
Dirección: Avenida Santa Fe 4990- Buenos Aires, República Argentina.
TE (0054)11 4773-9597 /(0054) 11 - 15 62987672
E-mail: info@enigmapsi.com
Los artículos publicados en el sitio no pueden ser reproducidos sin el permiso del Editor Responsable.

ISSN 1853-1849